Esta enorme isla montañosa 210 kilómetros al Este de São Paulo, es similar en atractivos geográficos exuberantes a Ilha Grande en el estado de Río de Janeiro, se llega cruzando en balsa (ferry) desde la ciudad de São Sebastião, el cruce del ferry hasta Ilhabela demora unos 20 minutos.
La parte enfrentada al continente es la más urbanizada, con infraestructura y conexiones viales, del lado que da al atlántico en cambio son comunes las playas desiertas y los paisajes espectaculares solo accesibles por sendas: montaña, cascadas, mar y frondosa vegetación tropical; un verdadero paraíso de las sendas ecológicas. Se destaca de ese lado de la isla, la bellísima playa do Bonete, en la cual hay una pequeña aldea de pescadores; el acceso es vía lancha u, opción sólo para los más aventureros, 4 horas de caminatas por senderos entre los montes.
Otra playa hermosa es la playa de Jabaquara, esta playa es más cercana a la parte urbana de Ilhabela, y accesible en auto a través de un camino de tierra bordeando el mar.
Un paseo muy interesante es el que se realiza en vehículos todo terreno, atravesando la isla por la mitad hasta la Baia dos Castelhanos, el recorrido va por senderos apenas transitables, subiendo y bajando las montañas, en medio de naturaleza salvaje.
El viento de la parte norte de la isla la convierte en uno de los mejores lugares para los deportes acuáticos como el windsurf y el kitesurf.
Otros atractivos de la isla es el buceo, debido a la ocurrencia de varios naufragios en sus aguas.

Fuente: brasilplayas.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario